© 2020 de Federico Supervielle Bergés

  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • Fede Supervielle

Aislamiento: consejos de un marino

Hace unos días me pedía un suscriptor (te puedes suscribir aquí) que, ahora que estamos más o menos aislados en casa, hablara un poco de mi experiencia navegando ya que, en cierta medida, la situación es parecida.


Al principio pensé que el tema no iba a generar mucho interés pero, como ha sido a petición «vuestra» y ya lo he visto en redes en distintos formatos, me voy a atrever. Vaya por delante que todo lo que expongo a continuación es mi opinión personal, basada en mi experiencia. Puedo estar equivocado en algunas cosas y puede haber muchas que me funcionen a mí, pero a los demás no. Yo me voy a limitar a contar un poco mis vivencias y ofrecer unas recomendaciones. Cada uno es libre de seguirlas o no.


Antes de empezar, voy a intentar establecer los criterios que me avalan para hablar del tema. Por si alguno ha llegado aquí de rebote, soy teniente de navío. Recibí mi Real Despacho el 16 de julio de 2014 y desde entonces he estado destinado en unidades de la Flota, exceptuando algunos periodos de formación especializada. Durante mis cinco años en la Escuela Naval también tuve la suerte de navegar bastante.



Resumiendo, llevo 761 días de mar (aquí no cuento los días en puerto fuera de base) en once barcos distintos. No cuento las salidas en las lanchas de la Escuela Naval ni salidas para adiestramiento o regatas en veleros, aunque muchas incluyeron noches fuera. La mayoría de los días de mar los he hecho en los barcos en los que he estado destinado —Victoria, Tornado y Canarias— junto con la Infanta Elena, dónde estuve de prácticas, y el crucero de instrucción a bordo del J.S. Elcano. Además de este último, las navegaciones en las que más días he estado en la mar han sido mis dos participaciones en la operación Atalanta (aguas del Índico) y un despliegue de seguridad cooperativa en el Golfo de Guinea.


Durante estas navegaciones he tocado 50 puertos distintos (16 nacionales y 34 extranjeros) en 22 países y 4 continentes. Tengo el récord de días sin tocar puerto en 30, seguido de 28 y 22. Habrá mucho viejo lobo de mar que leyendo estas cifras se ría de mi bisoñez pero, a mis 29 años, yo estoy muy orgulloso de mi «cuaderno de bitácora».


Babor y estribor de guardia

Lo primero que hay que saber para entender el régimen a bordo de un barco es el sistema de guardias. El de la Armada es bastante particular, como os conté aquí, pero básicamente y por regla general, implica que la tercera parte del tiempo estás de guardia. No son ocho horas todos los días, pero la media sí que sale ocho horas al día.

Si a eso le sumas desayuno, comida y cena, ya has consumido diez de las horas del día. Puede que tengas suerte y consigas dormir seis horas. Nos quedan cuatro. Cuatro horas de tiempo libre no está mal, ¿no? Pero claro, es que no solo montamos guardias. El barco hay que limpiarlo, hay que mantener los motores y otros equipos, hay que adiestrarse, hay que hacer trabajo administrativo y, sobre todo, hay que operar. Esto puede significar mil cosas pero, para poner un ejemplo habitual en mis navegaciones, sacar el helicóptero a volar o visitar una embarcación de pescadores locales para conocer el entorno marítimo implica la participación de gente que no está de guardia.

Así que, al final, no hay tanto tiempo libre como pudiera parecer. Y esta es, precisamente, mi primera recomendación. Es curioso como a nuestros seres queridos —mujeres, maridos, novios y novias, hijos e hijas, padres, etc.— siempre se les hacen más largas las separaciones que a nosotros. Y tiene una explicación muy sencilla: no paramos.


Hay dos formas de que el tiempo se pase rápido: pasarlo bien y estar ocupado. Curioso, porque eso significa que a los que disfrutamos de nuestro trabajo, se nos pasa más rápido. Qué injusto, ¿verdad? En cualquier caso, es importante que, para sobrevivir a este aislamiento que, muy posiblemente, dure más que un par de semanas, nos mantengamos ocupados. Y, a ser posible, con cosas que nos guste hacer.


Ahora bien, si no estamos yendo a trabajar hay muchísimas más horas que rellenar al día. Así que os exhorto a que encontréis algo productivo que hacer. Sé que no os estoy descubriendo América, pero es muy importante. Yo me estoy dedicando a sacar adelante la tercera entrega de mi serie de libros, pero no todos los que leéis esto escribís, así que cada uno tendrá que buscar su propia actividad. Puede ser esa afición que dejaste de lado por falta de tiempo, leer esos libros que se te acumulan en la estantería, arreglar cosas de la casa, poner orden en el disco duro del ordenador o en el armario del dormitorio, limpiar la nevera o embarcarte en ese proyecto que siempre te ha dado miedo o pereza. Lo que sea. Pero, si no estás yendo a trabajar, la mayor parte del día deberías de dedicarla a hacer algo productivo. Nada de tele. Nada de consola. Nada de móvil.


Mens sana…

Una cuestión fundamental —que seguro que ya habéis leído en mil sitios— es el ejercicio. La habitabilidad en los barcos de la Armada ha ido mejorando paulatinamente con los años y no solo en los camarotes. Hoy en día podemos encontrar barcos relativamente pequeños como un BAM (como el Albatros de mis libros) que tienen un gimnasio con tres bicis, máquina de correr, elíptica, máquina multifunción, pesas y demás chismes para hacer deporte. Y esto tiene una razón de ser. Hacer ejercicio es bueno para la salud física, pero también para la mental. Además de mantenernos sanos (no hay que ponerse como Schwarzenegger), el deporte nos ayuda a liberar tensión y nos mantiene ocupados. Esto en sí mismo es bueno, ya que nos aleja de otras actividades menos buenas. Y eso es válido tanto en el barco como en casa. Y lo de liberar tensión es clave.


Los marinos sufrimos un fenómeno que llamamos «mamparitis». Con esto del aislamiento hasta ha salido en prensa digital. Los mamparos son, explicado de una forma burda, las paredes del barco. Mamparitis es lo que sufrimos por estar encerrados dentro de las paredes del barco. Y es un fenómeno que nos hace irascibles, hace que todo nos moleste y, lógicamente, eso puede dar lugar a roces y tensiones. Se nota mucho cuando alguien embarca a mitad de despliegue (en nuestro caso, por ejemplo, los pilotos, los médicos, los infantes de seguridad y otro personal es habitual que releven a mitad de misión) porque, cerca del final, están mucho menos gruñones que los que llevamos allí desde el principio. No me voy a meter en las causas psicológicas, porque no tengo los conocimientos necesarios, pero la mamparitis es real y cualquiera que haya navegado os lo puede confirmar. Hasta para los que nos encanta.


Volviendo al cauce, que me voy por las ramas. Hacer ejercicio es una buena forma de liberar tensión y de relajarnos. Para el que piense que encerrado en casa no puede hacer deporte, que piense otra vez. Yo llevo varios días haciéndolo, y no solo con la bici en el rodillo. Basta con poner ejercicios para hacer en casa en Youtube y te salen miles de vídeos para que no tengas ni que pensar: con el temporizador puesto y demostración de los ejercicios. A mí me gustan particularmente los de formato Tabata (deformación de CrossFit) pero hay muchos otros. Solo necesitas dos metros cuadrados de espacio libre y, si me vas a decir que no tienes, mueve un poco la cama o la mesa de la cocina.


…in panza sana

Navegando, uno de los mejores momentos del día es la comida. Y no solo para los gordos como yo. Es un momento de relax, que rompe la monotonía y el tedio, y que permite que nos reunamos un grupo relativamente grande y charlemos de forma distendida.


Creo que todos los marinos estarán de acuerdo conmigo en que un buen cocinero es fundamental para tener una dotación contenta. Fun-da-men-tal. Yo he llegado a tener alguno tan bueno que se le permitían ciertas cosillas que seguro que a otros no… Pero es que tenía a todo el barco contento. Y eso es una maravilla. Navegar en un barco con mal ambiente es horroroso.


Pues en casa lo mismo. Nada de caer en la vorágine de pechuga a la plancha y pasta con tomate.


abc.es

Ahora que tienes más tiempo libre, aprovecha para hacer comidas más elaboradas o para descubrir nuevas recetas. Y, si en casa tenéis costumbres de esas feas como comer viendo la tele o cada uno a una hora, aprovecha para erradicarlas. ¡La comida es un momento familiar!


Una cosa que hacemos en la Armada que creo que ayuda bastante es establecer algunas comidas excepcionales para determinados momentos. Por ejemplo, es habitual que en el desayuno de los domingos haya churros. Y el bocata de ese mismo día sea de jamón. Y, según el barco, también puede haber otros platos típicos. En los barcos de Cartagena, por ejemplo, es habitual el delicioso caldero. ¿No tiene mucho sentido concentrar todas las comidas excepcionales el mismo día? Bueno. Es una forma de diferenciar el día de los demás ya que en la mar no hay festivos. El barco tiene que seguir navegando y la gente montando sus guardias pero, al menos, cuando entras de guardia el domingo por la mañana sabes que, a mitad de la guardia, te tomarás un buen bocata de jamón. Y, si has entrado de madrugada, tendrás para animarte la idea de que, al salir, te tomarás unos buenos churros. Tengo un compañero que, en el Elcano, en lugar de contar los días que nos quedaban para llegar a puerto, contaba los bocadillos de jamón. ¡Eran muchos menos! Y convertía lo que podía ser una cuenta regresiva horrorosa en algo positivo: ¡bocata de jamón!


Homo homini lupus

Hombre, sí. Pero también somos animales sociales.

No os imagináis los avances que se han dado en los últimos años en posibilidad de comunicarnos con nuestras familias desde los barcos. Yo solo he vivido los últimos cambios —que no son pocos— pero alguno aquí se acordará de hablar con casa por radio de alta frecuencia. Mi padre entre otros. ¡Radio HF! Unas frecuencias que permiten casi dar la vuelta al mundo pero que se oyen… pffff. Casi no se puede decir que se oigan. Cualquier viejo lobo de mar os contará la típica historia de cómo el operador radio tenía que traducirle lo que su madre estaba diciendo al otro lado del Atlántico o cómo tenía que explicarles a los de casa lo de «cambio» para no pisarse unos a otros.


Por suerte esos tiempos pasaron. Aprovechémoslo. Si te has quedado aislado solo, organiza una o dos veces al día una llamada o videoconferencia. Y si es grupal, mejor. Hasta te puede valer para recuperar el contacto. Mis padres están viviendo fuera de España y he hablado más con ellos estos días que desde Navidad. Y con mis hermanos, igual.


Tampoco hay que abusar, que el aislamiento parece que va para largo y no debemos agotar nuestros recursos pronto. Pero resérvate un tiempecito al día para socializar.

Eso sí, no te pases el día pegado a la pantalla del WhatsApp. No es productivo, acabarás con dolor de cabeza y no vas a poder hacer todas las demás cosas.


Pan y circo

A lo mejor piensas que estar en casa es muy aburrido; que no vas a tener nada que hacer. Bueno. Pues te voy a contar algunas de las cosas que organizamos en los barcos para hacer menos largos los despliegues.


Es habitual montar torneos, tanto de juegos de mesa como de videojuegos. El que os escribe es orgulloso finalista del torneo de mus de la Victoria y semifinalista del torneo del Elcano. En la Victoria mi pobre segundo también me cogió para jugar al dominó y me tuvo que sufrir… ¡Pero aprendí que el juego tiene mucho más de lo que parece!


Si estas solo en casa, hay un montón de páginas y aplicaciones para jugar en línea. Será mucho más divertido si lo haces con gente conocida y hacéis llamada grupal a la vez.


lavozdecadiz.es

En la mar también intentamos disfrutar al máximo de las fiestas, aunque nos cojan muy lejos. Yo he vivido en la mar Navidad, la feria de abril, carnaval o Semana Santa, entre otros. Por suerte, no vamos a pasar Navidad confinados, y para San Patricio ya vamos tarde, pero si esto se alarga y hay algún capillita de la Semana Santa, como yo, búscate algo que puedas hacer en casa. Y, si en Semana Santa tienes alguna tradición familiar, seguro que hay una forma divertida de hacerlo telemáticamente. Si te animas, puedes hasta celebrar el cruce del Ecuador (en tu caso ecuador del aislamiento), como nosotros. Si en los barcos somos capaces de disfrazarnos con las pocas cosas que llevamos a bordo y de montar auténticas casetas de feria, seguro que se te ocurren cosas para hacer en casa.


Preparación del buque para entrar en puerto

Una última recomendación. Todo lo anterior, inclúyelo en una rutina. Como te dije al principio, la forma más eficaz de que el tiempo pase rápido es estar ocupado. Y para eso lo mejor es tener un horario. No hace falta que lo cumplas a rajatabla; para eso estás de «vacaciones». Pero oblígate a seguirlo. Se te pasará el tiempo más rápido.


Ya no os taladro más. Espero que estas recomendaciones os sirvan de algo o que, al menos, hayáis quemado unos minutos leyéndolas. Si alguien tiene cualquier duda, ya sabe que puede ponerse en contacto conmigo en la pestaña de contacto o en cualquiera de mis redes sociales: Twitter, Instagram y Facebook.



¡Un saludo, dotación!


P.D.: si no quieres perderte más entradas de este tipo (y solo de este tipo, no te bombardearé con otras cosas), pincha aquí.


1,641 vistas