© 2019 de Federico Supervielle Bergés

  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean

VIAJES

Me encanta viajar y tengo la enorme suerte de dedicarme a algo que me permite hacerlo con frecuencia como parte de mi trabajo. Me gustan los viajes de turismo activo: surf, buceo o lo que se me ocurra. Pero también disfruto de un turismo más tradicional, visitando ciudades, museos, monumentos…

Roma

 

Quizás mi sitio favorito en el mundo para un viaje tradicional sea Roma. En pocos sitios como en la capital italiana tienes acceso a las obras de dos civilizaciones en la cumbre de su poder: la Roma de los césares y la de los Papas del Renacimiento. La Roma antigua es espectacular, pero también lo son las obras de los siglos XVI y XVII. Me fascinaron, especialmente, las esculturas de Bernini. Y lo mejor de todo: prácticamente en cualquier sitio puedes comer auténticas delicias a muy buen precio. ¡Lo tiene todo!

Hawái

 

Hawái. Qué contraste con Roma. Todo lo contrario: verde, naturaleza y, lo que es artificial, es moderno y práctico. Pero qué maravilla. Allí hice el curso avanzado de buceo (tortugas, morenas, rayas, tiburones…) y mi primer cursillo de surf. También recorrí la jungla y subí a un volcán. Una auténtica maravilla para los aficionados a la naturaleza que, a su vez, ofrece las comodidades que otros muchos sitios no tienen.

Maldivas

 

Fui prácticamente solo a surfear, pero qué maravilla. El agua cristalina a más de 30ºC y las mejores olas que he cogido en mi vida. A vista de pájaro te quita el aliento.

Nueva York

 

Uno de esos sitios a los que he tenido la suerte de ir gracias a mi trabajo. Estuve un mes de intercambio en la Academia Naval de Annapolis, en EE.UU. y salimos a navegar en sus lanchas de instrucción. En uno de los puertos, mis compañeros españoles y yo pedimos permiso para irnos unos días a conocer la ciudad que nunca duerme y fue una experiencia inolvidable.

Washington D.C.

 

En el intercambio en EE.UU. también tuve la oportunidad de visitar Washington D.C., que está a menos de una hora de Annapolis. El Mall es espectacular y recorrerlo de uniforme, una experiencia única. En una tarde allí me dieron las gracias por «servir» más que en el resto de mi vida. ¡Y eso que sabían que no era estadounidense!

Seychelles

 

Tengo la suerte de haber estado ¡cinco veces! en Seychelles y todas a bordo de barcos de la Armada. Un destino habitual para viajes de novios, es un paraíso con playas de arena blanca y aguas turquesa. ¡Y una maravilla para bucear!

Kenia

 

Uno de los últimos puertos que he conocido es Mombasa, en Kenia. Desde allí fuimos a hacer un safari en el parque natural de Tsavo y he de decir que fue una experiencia única. Leones, jirafas, elefantes, un guepardo… Y todos a pocos metros del coche.

República Dominicana

 

Como no puede ser de otra manera, he estado varias veces en la tierra de mi madre: la República Dominicana. Aunque he de admitir que hace ya bastantes años que no voy; es algo a lo que tendré que ponerle remedio. Un destino habitual para turistas de todo el mundo, se trata de un auténtico paraíso tropical que encima está habitado por uno de los pueblos más agradables del mundo.